Buen momento para…

Siempre estamos a tiempo de plantearnos que futuro queremos para nuestra empresa o actividad. Sin embargo, creo que la vuelta de las vacaciones veraniegas, que son prácticamente generalizadas, es una magnifica época para que las empresas traten de diseñar su futuro…

A unos cuantos meses del nuevo año, se me antoja que para la mayoría de las empresas es una época idónea para tratar de decidir que vamos a hacer con la empresa. Y es buena porque la mayoría de la gente viene con las pilas recargadas tras las vacaciones, por que podemos ponernos el horizonte del nuevo año como inicio de nueva o transformada andadura o porque puede ser un momento que genere ilusión en la organización para los nuevos retos. De igual manera, pueden existir empresas que bien por su actividad o ciclo de ejecución, no sea este el momento idóneo para acometer una planificación de cambio o evolución, pero sí creo que para la gran mayoría de organizaciones, es un periodo ideal.
¿Qué hacer en este tiempo?, pues mi recomendación es cumplir con un proceso que nos puede dar las claves para culminar esa creación de futuro. Ese proceso es el que comprende Audit-planificación-organización-puesta en marcha-control.

En esta época, y si ponemos el horizonte como comentamos, en el inicio del año nuevo, tenemos que centrarnos en primer lugar en la AUDIT, que es hacer un examen exhaustivo de la organización a un nivel global, que comprenda todas las áreas de la empresa, extraer un DAFO y que nos indique en que situación real nos encontramos. Tras ese DAFO, es conveniente establecer que objetivos pretendemos en función a nuestros recursos (o capacidad de captación de estos) y características de nuestro mercado, queremos alcanzar. Para lo tendremos QUE PLANIFICAR que camino debemos recorrer hasta el logro de dichos objetivos. Posteriormente y en esta misma época, antes del nuevo año, debemos organizar (poner en orden) los recursos (tiempo, personas, dinero, tecnología, etc) que necesitaremos para darle forma a lo planificado. Una vez todo esto este perfectamente definido, es momento en el nuevo año poner en marcha todo lo previsto y controlar que afectivamente estamos logrando los objetivos generales y específicos que nos planteamos y así cerrar el círculo del proceso para volver a empezar, ya que es un proceso que nunca acaba o debe romperse.

Como os comento, este momento donde queremos crear el futuro de la empresa, si lo sabemos aprovechar, puede ser un elemento motivador para la organización y sus componentes, de igual manera que si se gestiona inadecuamente, se puede convertir en un elemento perjudicial para la misma. Es por ello que os recomiendo que cuando decidáis acomete este proceso que:

  • Contéis con todos los elementos de la organización para hacerlo
  • Que se establezca en lo decidido un grado de consenso amplio
  • Que todas las áreas se sientan importantes en este proceso
  • Que no se quede en un informe mas
  • Dotar de importancia o relevancia estratégica a este proceso
  • Ser muy profesionales
  • Que se respire ilusión en el proceso
  • Que se cumpla lo decidido
  • Que se vea este proceso como una labor de la organización en diferentes niveles, no solo responsabildiad de la dirección

Llega un buen tiempo para plantearnos que queremos ser el próximo año y ningún camino se recorrió sin dar un primer paso (espero que sea este), pongamos en marcha la fabricación del futuro de la empresa ahora y que esto se convierta en ilusión y motivación para la empresa, así como mejores resultados por incremento de competitividad. Feliz vuelta

@rafacera
FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 39 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *