Dos factores que determinan las campañas de marketing vacacional! | Rafael Cera

Dos factores que determinan las campañas de marketing vacacional!

A nadie escapa que estamos en tiempo de vacaciones. Un alto  % de las personas que trabajan disfrutan entre los meses de julio y agosto de su periodo vacacional, tendencia esta, que se está modificando en beneficio del mes de septiembre e incluso otros menos habituales. Es tiempo de descansar, desconectar, apartarse de lo tradicional, para la gran mayoría de personas. España es un país eminentemente turístico, depende de esta actividad de forma importante, posee una cantidad de recursos importantes para convocar turismo tanto nacional como internacional, e incluso este año se intensificará la facturación por este concepto, ya que países emergentes en la sector turístico y tradicionales competidores de España, están teniendo serios problemas políticos, sociales. Es por ello que se ha  incrementado el número de personas que se interesan por nuestra oferta turísticas, en todos los diferentes subsectores.

Existen como pueden comprender muchos diferentes tipos de turismo, o mejor dicho de otra manera, existe gran variedad de clientes que poseen expectativas diferentes con respecto a como debe ser su periodo de descanso. Nada nuevo!, esta es una premisa que coincide con la gran mayoría de actividades empresariales que se desarrollan en los mercados. Pero no debemos olvidar que para un marketing efectivo en el ámbito del turismo, sí creo que  conviene respetar ciertas variantes o criterios, que lo hacen en ciertos aspectos diferente.

Creo que existen dos factores que determinan de manera importante la forma de encarar campañas de éxito para el turismo, por un lado, el turista es una persona o un grupo que posee una serie de condiciones económicas, sociales, de valores, gusto por el ocio, hábitos de vida, entorno social, etc., que durante el periodo vacional pueden matizar e incluso cambiar , me explico, la misma persona durante las vacaciones desea vivir experiencias casi diferentes, liberase de ciertas “cadenas”, encontrar entornos más afines a la personalidad que le gustaría tener que puede coincidir o no con la que posee, descubrir cosas que durante el resto del año pueden incluso que le parezcan irrelevantes e incluso contraria a su forma de ser. Por lo tanto el turista puede que no sea el tradicional consumidor del resto del año, que su perfil varíe de forma importante en cuanto a gustos, valores, deseo, expectativas, etc., e incluso puede que mute hasta su personalidad o rasgos de esta como hemos comentado. Estas  circunstancias han de poseer una especial relevancia a la hora de trazar una oferta turística, le debemos conceder los directores de campaña un peso importante, pues si nos guiamos por los datos que nos aportan nuestros SIM (sistema de información de marketing) durante su periodo laboral, quizás decidamos una oferta turística que en absoluto concuerda con lo que espera el turista vivir durante los días de vacaciones. Por lo tanto se plantea una pequeña/gran dificultad, que puede ser no conocer al turista, aunque conozcamos al consumidor del resto del año.

Otro factor que creo posee un peso importante en el diseño de oferta y propuesta de felicidad (así  es como llamo a la tradicional oferta turística) para el turista (persona individual, pareja o grupo) es ofrece y vender experiencias, no atributos de grandes playas, bellas montañas, grandes mercados, buenos productos gastronómicos (que no buena comida que si es una experiencia), monumentos admirados, , eso, entiendo como insuficiente para decantarse por una alternativa u otra, ya que deja “desorientado” a muchas personas que lo que le piden a una oferta turística es que experiencia me propones vivir. Es por lo tanto importante hacer mucho hincapié en campañas que hablen, que comuniquen de lo que va a vivir esa persona durante su tiempo de asueto, paz, pánico, retos, fiesta tranquila, admirar la cultura que ofrece el lugar, fiesta loca, relación con personas, etc., y con esto se da la paradoja que un mismo lugar puede dar pie a muchas y diferentes experiencias, por lo tanto la misma oferta con acciones personalizadas puede atender a target diferentes, para ello será necesario realizar una combinación adecuada de acciones para, obviamente, cumplir las expectativas creadas en cada target, en cada cliente, en cada turista.

Creo que estos dos factores son los que han de influir de manera importante en el diseño de la  campaña turística, y por tanto de la oferta turística que ofrecemos al cliente,  en mi opinión ha de ser así. Las campañas de marketing que se hacen a los mercados deben de reflejar el conocimiento que en esos dos factores poseemos, lógicamente, habrá que adecuarlos a las condiciones de otros ítems importantes para conseguir la satisfacción de cliente,  como la edad de la personas, situación económica, cuanto está dispuesto a pagar por esa experiencia, cuanto de personalizado quiere las vacaciones, época del año, tiempo disponible, etc., pero todo ha de partir de un conocimiento exhaustivo de como es el turista, no el consumidor del resto del año y que experiencia desea vivir durante su periodo de descanso, para poder cubrir con éxito sus expectativas. Siempre he creído que el comercial que está en contacto directo con el cliente posee una influencia extrema en muchos turistas, a la hora de elegir sus vacaciones y que es trabajo de este, detectar que tipo de turista es y qué experiencia desea vivir, para a partir de ahí, ofrecer las mejores alternativas. Es la ausencia de herramientas consultivas, una carencia que detecto con mucha frecuencia en los portales especializados en la comercialización de turismo, esa falta de asesoramiento/acompañamiento en la elección de la “solución” y una abundancia de información descriptiva, que no hace más que incrementar la duda para la elección. Esta “soledad” o falta de información,  el cliente en la actualidad lo está mitigando con consultas a través de la redes sociales u otras posibilidades virtuales, o consultando a otros turista que han vivido la experiencia previamente. Existen otros turistas que tiene muy claro que quieren hacer, donde y como, es igualmente necesario el asesoramiento del vendedor/a para amoldar perfectamente las necesidades y deseos del cliente  con la oferta.

Por lo tanto el marketing vacional posee diferentes matizaciones de interés para intentar tener éxito en nuestras ofertas, en mi opinión, creo que cuidando de forma eficaz estos factores diferenciadores, se podrían aumentar los resultados comerciales en la comercialización de estos servicios. Las preguntas de las que creo debe partir toda nuestra oferta es ¿quién quiere ser en vacaciones nuestro cliente? y ¿que desea vivir durante ese tiempo?, para luego encajar estos deseos con las condiciones que presente el turista, para intentar personalizar la oferta. Con este punto de partida podremos garantizar la venta, posteriormente debemos cumplir sus expectativas, que no ha de ser más que cumplir aquello que le hemos vendido. Espero estén pasando o hayan pasado unas buenas vacaciones, para lo que estén esperando a disfrutarlas, paciencia. Para los que no dispongas de ellas, por la razón que sea, espero que pronto las puedan disfrutar!.

 

 

Rafael Cera

@rafacera

Que tenga un buen día!

Algún tema que te gustaría que tratara?

 

Sin comentarios | Leído 65 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*