El comercio electrónico no es ya una opción | Rafael Cera

El comercio electrónico no es ya una opción

Los negocios a través de la red están proliferando como maná para muchos emprendedores y empresas que siempre  se habían movido en entornos off line. Y es que podemos apreciar el despegue de estos modelos de negocio, pues las compras a través de internet cada día son más frecuentes y cada vez están más interiorizadas en los comportamientos de los clientes. Es por ello que creo que hace unos años, no tantos, el comercio electrónico era una opción que tenía una persona u  empresa para ofrecer sus productos, en la actualidad me atrevería a decir que es una obligación en muchos casos.

Asevero esto pues creo que son muchos los beneficios que producen el comercio electrónico a cualquiera que tenga  una oferta interesante para un tipo de clientes que realizar y así como para el propio cliente que también se verá beneficiado. No te diré a estas alturas en qué consisten todos estos beneficios para clientes y empresas. Lo que sí creo que es destacable que algunos de ellos incluso se han modificado, por ejemplo, siempre se vio al comercio electrónico como modelo de interés para largas distancias o zonas de influencias más amplias, eso quizás, siendo aún vigente, haya tomado otro sentido, pues quien dice que no es del agrado del cliente habitual la compra al frutero de la esquina desde tu casa o desde tu trabajo y con la confianza de conocer a quién le compras. Es este tipo de nuevas utilizaciones del comercio electrónico por lo que podemos asegurar que la compra on line cada día está más justificadas, y quizás por lo que  se está incluyendo en el proceso de compra habitual por parte del cliente. Es cierto que el cliente  urbano muestra con mucha mayor claridad esta interiorización y tipo de comportamiento que el rural, pero este último se está incorporando con fuerza a esta modalidad de compra. De igual forma el comercio electrónico no es una actividad o canal reservado a un tipo de empresa concreto. Se ha abierto la puerta a que puedan comercializar casi todas las organizaciones del mundo por este canal.

Este aumento de actividad on line sin duda amplía el número de competencia, y exige de una capacidad comercial más competitiva si queremos tener posibilidades de éxito a la hora de  comercializar por internet. Pero sin duda el comercio electrónico se nos presenta como una oportunidad de negocio que podríamos explotar (en claro auge), pero  también supone un montón de amenazas para nuestro propio negocio por las condiciones competitivas que impone. Sin conocer estas condiciones que comento y/o apartándose de ellas, lo más probable es que tengamos muchos problemas para una comercialización eficaz y de interés para nuestra organización. Será imprescindible trasladar nuestras ventajas competitivas  a internet y/o crear otras nuevas para este nuevo medio para la empresa y provocar que los clientes lo utilicen por el valor generado. Creo que es importante tener una réplica on line de lo que ofrecemos off line y que el cliente no sienta la diferencia entre medios en cuanto a valor y ventajas competitivas aportadas.

Siempre he sido partidario de trasladar las estrategias de la empresa off line a mundo on line, obviamente adaptando dichas estrategias al canal, pero debe ser una continuidad, una empresa no puede ser una en el mundo off line y otra diferente en el on line, de darse esta circunstancia, esto acabará con la marca.

El comercio electrónico podrá favorecer mejores resultados a las empresas, pero esto se debe tomar como consecuencia de que se aumente el número de clientes y que se genere un valor para el cliente on line, pues de no ser así nuestra historia en la red será corta y con malos resultados para nuestra marca.

En ocasiones son muchas la empresa que se resisten a utilizar internet como medio para comercializar, por los miedos tecnológicos (y/o nivel de desconocimientos sobre el tema) que albergan desde la dirección. Hoy en día eso es algo que está muy superado, ya que existen tantas soluciones tecnológicas que esos miedos se disipan desde un principio al conocer la cantidad de soluciones que existen para comercializar de forma adecuada en la red sin tener que tener un conocimiento tecnológico exhaustivo. No es necesario tener un informático, no al menos en platilla, para empezar a operar en la red, sin embargo si es cierto que la empresa deberá dedicar el tiempo necesario para atender convenientemente la actividad que desde internet se genere, de igual forma que debe atender su negocio presencial. Le será mucho más importante que el conocimiento tecnológico, el de marketing digital y como vender por la red el  que necesitará, y tampoco supone un gran problema para iniciarse en internet. Si es solvente comercialmente off line, solo debe trasladar eso por lo que le compran al formato digital.

El comercio electrónico va a permitirle a la empresa replicar sus fortalezas e incluso puede reducir las debilidades en lo on line, con lo que aumentará su facturación, mejorará, de hacerlo bien, la atención al cliente y podrá fidelizar con mayor facilidad al cliente, así como su ROI se verá incrementado.

Hace algunos años, quizás muchos, ya escribí sobre este tema planteando la continua cuestión que por aquel entonces se hacían la mayoría de las empresas, apostamos por lo on line o no, y hoy día queda absolutamente disipada esa duda, el comercio electrónico para la mayoría de empresas no es una opción, se ha convertido en una obligación incluirla en los modelos de negocio, por lo que puede aportarles a la organización, por lo que le reportará al cliente.

 @rafacera

Sin comentarios | Leído 142 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*