Eres responsable de lo que anuncias…

Muchos de los modelos de negocio que poseen pingues beneficios, se apoyan en su vertiente de plataforma para la publicidad. En especial, las redes sociales, al menos las más importantes, consiguen gran parte de sus resultados por este apartado, alojamiento de publicidad. ¿están a la altura para prestar este servicio? …

He de reconocer que compro muchas cosas a través de la publicidad que me brindan algunas redes sociales como por ejemplo Facebook. En la gran mayoría de los casos, ese proceso de venta he de decir que la experiencia no hay sido mala, quiero decir con esto, no que haya sido excelente, sino que no ha sido mala es decir he pedido un producto a través del anuncio, me han confirmado el pedido y después hasta esperar a recoger el producto. Lo mínimo que se despacha, aunque hay que decir que este proceso cuando compras en otras empresas que tienen continuamente informado, preguntas y te responden de forma rápida, aunque sea a través de chatbot, pero te siente atendido. Como ya os comento en muchos casos en esta red social, Facebook, no ha sido así ni de lejos, de hecho, una vez una empresa anunciante a la cual compré, me timó, pues me cobró y no me envío el producto.

Lo que parece estar claro es que para estas grandes plataformas que son las redes sociales, es más importante crecer en volumen de negocio que dar servicio de calidad a sus fieles. ¿Por qué digo esto? Pues porque se confirma cuando abren una línea de negocio como es la publicidad y simplemente dejan que cualquiera pueda publicitarse, con el peligro que ello conlleva. Eso si como detecte alguna foto que la red estime inoportuna o cualquier comentario inapropiado según los valores de la red, te cierran la cuenta, sin embargo, te ponen delante de tus narices a un estafador para que te robe y para eso no existe ningún criterio de control.

Las redes sociales se han convertido en empresas que dan un servicio global e integral a sus fieles, permite comunicarse, permite opinar, permite geolocalización, permite venderte productos y servicios, lo permite prácticamente todo, pero después no cuidan aspectos tan importantes como la confianza. Os comento esto ya que el anuncio de la empresa que me timó, el producto que compre y donde deje mis datos bancarios, lo hice entre muchas otras cosas por la tranquilidad que me concedía la plataforma donde se alojaba la publicidad, jamás pensé que Facebook pudiera permitir, que no tuviera procesos de control, para no anunciar a timadores, yo confiaba en Facebook, no en el anunciante.

Cuando abres una línea de negocio has de cuidar los estándares de calidad, de seguridad y por supuesto, garantizar que se generen los mismos niveles de confianza con respecto a tu cliente. Y esto lo digo para la mega Facebook, así como para cualquier empresa, página, blog o espacio que gestionemos y sobre el que tengamos control, donde esté presente nuestra marca. Los añadidos como anunciantes que no posean la misma perspectiva que tu marca para con tu visitante o para tu fiel seguidor, es un veneno para tu marca y para la confianza en esta. Por tanto, debemos asegurarnos de que lo que alojemos, aquello a lo que le demos espacios, lo que recomendemos, lo que subcontrataremos en nombre de nuestra marca, lo que sugieras o simplemente anuncies, debe refugiarse bajo el paraguas de tu marca y alinearse con sus valores y confianza, por que el cliente, el visitante de la marca, en quien realmente confía es en tu marca. Esto se debe aplicar sin excusas.

Esta visión la recomiendo tanto a los clientes on line, así como a los clientes tradicionales, así que todo lo que se aloje de una forma u otra con tu empresa, aquello que le sugieras para que lo adquiera tu cliente, aquello sobre lo que opinas como bueno o destacable para tu cliente, es responsabildiad tuya, porque la plataforma que está utilizando el cliente es la tuya y es en la que confía. Tu eres el responsable de mantener esa confianza con la publicidad que hagas, con lo que recomiendes, con lo que le sirvas a tu cliente como que puede ser de su interés.

La perspectiva de atender clientes tiene estas cosas, que todo lo que suceda o se relacione con tu marca, automáticamente te convierte en responsable de que proyecte el mismo índice de confianza que le ofrece tu marca, al mismo nivel que cuando le estas vendiendo uno de tus productos o servicios. Atender clientes significa hacerse responsable de todo lo que pueda afectarle, como por ejemplo a quien anuncias. Señor Facebook, su marca debe tener como misión atender a sus miembros de manera integral y global, en eso debe basar su modelo de negocio, no en dar un sitio para anunciantes, que en ocasiones va en contra del interés de su misión, atender a sus miembros.

@rafacera
FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 42 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *