¿Es el financiero siempre la mejor opción para ser el nuevo CEO?

La transición de poder en las empresas cuando se necesita nombrar a un máximo mandatario casi siempre recae en la persona que se ha encargado de las finanzas de la organización. Esa decisión, que puede que tenga toda su lógica, a mí me parece que dice mucho de la empresa y de su forma de ver la organización, y sí, no siempre es la mejor elección, ni mucho menos…

Es sin duda una gran responsabilidad decidir el relevo del máximo/a mandatario en la empresa. Cada organización tiene sus criterios de selección de este profesional, pero es frecuente, muy frecuente, que la empresa piense en el/la responsable de finanzas o al menos que este sea su perfil cuando se busca alguien de fuera.

En mi opinión, este criterio de perfil, aunque entiendo que genera más fiabilidad a los accionistas de una empresa sobre todo si estamos hablando de una mediana o gran organización, no siempre creo que sea la opción adecuada, fundamentalmente porque controlar los números no siempre garantiza el crecimiento adecuado de la empresa, ni tiene por qué suponer llevarla por el camino adecuado de la competitividad.

Siempre que han contado con mi opinión para buscar o mejor dicho, para encontrar al CEO adecuado, siempre la he dado teniendo muy en cuenta la naturaleza de la empresa, sus sueños, sus recursos , sus valores, y he basado en eso mis recomendaciones que en honor a la verdad han sido muy variopintas, tanto como número de empresas prácticamente. Así he recomendado que efectivamente un perfil financiero era el adecuado sobre todo en empresas donde su mayor preocupación era la optimización de costes, cuando la producción es el gran área, cuando no se requiere de grandes dotes para la comercialización pues no se necesita por el modelo de negocio, pero este no siempre es el escenario normal o habitual, el escenario más frecuente suelen ser empresas que están muy expuestas a los mercados, con duros competidores, donde la producción es un área importante pero no el fundamental en el funcionamiento de la empresa, en ese caso, siempre he recomendado otro tipos de perfiles, perfiles mas comerciales, mas vinculados con la marca, aunque y esto es de Perogrullo, no suelo recomendar a alguien que no conozca nada más que el área de marketing, sino que además posee una visión global de funcionamiento de la empresa .

La figura del Ceo ha de ser la del profesional que ha de conducir a la empresa al logro de sus objetivos, el que ha de hacerla capaz de crecer adecuadamente, el profesional que ha de buscar la eficiencia y reputación de la empresa sobre todas las cosas, en definitiva, ha de ser quien haga competitiva a la organización. Para ello se hace imprescindible que este profesional tenga un conocimiento global de las organizaciones, de cómo funcionan, de poseer recursos para hacerlas comportase como se necesita, por lo que cualquier persona con un perfil muy marcado y desequilibrado, difícilmente hará bien este trabajo.

Eso en el plano digamos técnico de la dirección de empresas, pero el CEO, el bueno/a, es el que sabe crear grupos de trabajo y le saca el máximo rendimiento, en definitiva, el que sabe gestionar equipos de gente que saben mucho más que él/ella en esos aspectos técnicos. Aquí podría pensarse que la gente que proviene de rr.hh serían los idóneos, y en muchas ocasiones, así es, sin embargo, si no posee las dotes técnicas necesarias que comentábamos anteriormente, no suelen funcionar, pues suelen fracasar en cuestiones de importancia.

Por tanto y como conclusión, esa tendencia de fichar como Ceo a alguien de perfil financiero casi como costumbre, no siempre es lo más conveniente pues provoca peores crecimientos, ponen barreras a áreas estratégicas de la empresa que provocan malos resultados. Para fichar al Ceo adecuado se ha de ver el mercado, entorno e idiosincrasia de la organización y a partir de ahí, buscar alguien con un perfil que entienda el funcionamiento de las empresas, que sea capaz de crear y gestionar grupos de trabajo y que genere eficiencia y reputación para la empresa, en definitiva, que atienda de la mejor forma posible a trabajadores, accionistas, clientes y a la comunidad.

Elegir Ceo es una gran responsabildiad y por supuesto, algo que puede ser definitivo para el devenir de la empresa, por lo que debemos pensar que para esta elección no existe un perfil único, ni estandarizado, pues sería un gran error y casi nunca funciona.

La figura del financiero suele ser en muchas ocasiones la respuesta conservadora de “correr pocos riesgos” (no siempre es así, a veces esa decisión es el mayor de los riesgos) en esa transición de poder y en mi opinión, en numerosos casos, una opción equivocada.

@rafacera
FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 46 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *