Hacia la cultura de la realidad inventada

Esa práctica tan abusiva en la que se genera fakenews, fakecontenidos, fakeapariencias, en el mundo del fake, de lo falso, de lo impostado, se está instalando con todos los peligros que ello conlleva, para la empresa, para el individuo, para la sociedad …

Eso que llamo “lo fake”, se refiere a todo lo falso que se presenta como cierto, con la intención que sea. La mentira siempre ha tenido un encanto especial por que sirve para manipular o crear la realidad que se desea. Existen tantas realidades como personas, por lo que se ha encontrado en lo fake, la herramienta perfecta para presentar realidades que no existen pero que benefician a ciertas personas, empresas o países.

No solo existe el mundo del fake en las noticias o en medios de comunicación, la mentira irradia a todos los ámbitos por ese encanto que comentamos, reconduciendo a personas o colectivos, hacia posiciones, opiniones o comportamientos interesados.

En las empresas se aprecia, de forma más frecuente de lo deseado, su utilización en campañas de marketing, en comunicados, en relaciones con trabajadores o en juntas de accionistas, las empresas también mienten o deforman la realidad, llamémoslo como queramos, con la intención de satisfacer intereses particulares, que no siempre coinciden con los intereses corporativos o de marca, de cliente, de trabajadores o comunidad.

Es tan tentador utilizar la mentira o el fake, por muy diversas razones, pero la principal es por esa que os comentaba, anunciar una realidad que no existe o que no es exactamente como se presenta, además los fakes suelen tener casi siempre mejor aceptación por parte de las personas o colectivos a los que va dirigido, que la realidad objetiva. La mentira tiene más encanto que la verdad casi siempre, por que se crea en función a deseos de los receptores.

De todas formas, en mi opinión, crear realidades en función a mentiras o fakes es muy peligroso pues al final se viven vidas ficticias, la credibilidad de quienes las utilizan, una vez se comprueba la utilización de ese fake, pierden valor para los colectivos a los que se dirigió la mentira y eso, en ámbitos empresariales, políticos o de comunicación, es la muerte. Valemos o mejor dicho, tenemos tanto valor de cara al mercado, como la credibilidad que tengamos, eso lo saben las marcas, lo saben los políticos y los saben los medios de comunicación, y esa credibilidad, supone una ventaja competitiva real con respecto a competidores en estos tres ámbitos que os comento.

Se está generando una cultura de lo fake, simplemente porque estas mentiras logran buenos resultados para los que la utilizan, todos somos conscientes de que muchos mensajes, comportamientos, ideas, propuestas, argumentarios son mentira o al menos podemos sospecharlo, pero lo aceptamos casi como normal y ese es un claro síntoma del asentamiento de la cultura de lo falso. Si dejamos que se implemente la cultura de la mentira, estaremos empezando a morir sin saberlo.  A lo fake no se le elimina, no se le combate con la contundencia que debería, porque es una herramienta muy útil en determinados ámbitos, que son desde donde se puede erradicar de una manera legal, reglada y controlada. Se está permitiendo, en demasiadas ocasiones, que la población viva en la realidad de lo falso, de la manipulación que conlleva, y eso tiene mucho peligro, mucho.

La mentira siempre tuvo más encanto que la verdad y siempre fue mucho más fácil de vender pues, al fin y al cabo, es lo que interesa ofrecer, pero una cultura basada en lo fake destruirá todos los valores que sirven para que una sociedad tenga un alto índice de salubridad, por lo que arriesgarnos a que nuestra sociedad enferme, más de lo que lo está, tendrá como consecuencia, ciudadanos muy perjudicados. Lo fake es el enemigo numero uno del bienestar social y de la salud social.

 

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 25 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *