Hay muchas razones para el éxito en la empresa, pero sin esta no es posible…

Las empresas pueden tener éxito por muchas diferentes causas, tener un producto estrella, ser el primero, un mercado fértil y receptivo, privilegios, un gran volumen de talento, estar en sitio adecuado en el momento oportuno… al final siempre hay una causa ultima o determinante, sin la cual no es posible el éxito, pero ¿hay alguna que sea común a todos los casos de éxitos?…

Estoy harto de que se hable de que una empresa para aspirar a tener éxito ha de ser competitiva (lo cual es rotundamente cierto) pero se define esa competitividad en cuanto a valores comparativos a otras empresas solo en cuanto a precio y/o calidad de producto o como capacidad de las empresas para la reducción de costes.
Como os decía, una empresa puede ser una organización de éxito (entendiendo éxito como resultados destacables en cuanto a ratios económicos, sociales y de competitividad) por muy diversas razones como las que os ejemplificado, tener un producto de gran recepción entre clientes, estar en un mercado en una posición dominante o de monopolio, poseer una oferta innovadora y muy atractiva para el mercado, etc., pero sin embargo nada de esto se traduce en un éxito real y perdurable, sin una estructura directiva que sea capaz de gestionar esas posiciones de privilegio sobre la competencia.

Siempre me habréis escuchado o leído, que el factor competitivo determinante y que realmente marca diferencias con respecto a otras empresas son los recursos humanos, y dentro de estos, creo que el nivel directivo es el valor estratégico que hace que una empresa compita para ganar o simplemente sobreviva. Y no es solo una cuestión de talento, de experiencia o de saber hacer, la clase directiva de nuestras organizaciones tienen que tener múltiples planos estratégicos en su cabeza en los que tomar decisiones, que supondrán diferentes impactos en todos esos planos y en la competitividad de la empresa. La dirección tiene que saber gestionar el presente de forma eficiente, habiendo aprendido de lo que ocurrido en el pasado, para crear el futuro. Y todo esto, atendiendo convenientemente las necesidades de los colectivos que hacen que la empresa funcione, trabajadores, accionistas, stakeholders, clientes y comunidad. Como os podéis imaginar con estas premisas no es fácil que las organizaciones tengan siempre niveles directivos a la altura de estas obligaciones.

Creo sinceramente que el nivel directivo de las empresas españolas, auditados bajo estos parámetros, no alcanzan la jerarquía que poseen en otros países y creo que no es por falta de preparación, sino más por cultura y forma de entender el “juego” de la dirección y de la empresa. Existen claros síntomas de esto que os comento, que “jugamos otro partido” cuando solo hablamos de empresas competitivas cuando ofertan precios menores a costa de ofertas de menor valor, cuando todavía nadie se plantea que el tiempo en muchas actividades empresariales es relativo y que es administrable por el trabajador bajo el control de cumplir tareas con el nivel de calidad requerido, mientras que se siga pensando que el coste laboral hay que reducirlo para ser competitivo sin poner la otra parte de la ecuación que son los logros que consigue ese coste, cuando la productividad es baja, cuando trabajamos más horas que nadie pero no nos cunde, cuando las cadenas de valor de las empresas ubican funciones que cada día son menos estratégicas y a la que se dedican demasiados recursos y otras muy relevantes en la actualidad siguen siendo outsiders, mientras que el marketing no se impone como filosofía de negocio, sino como herramienta de la venta, cuando se aplaza la digitalización de la empresa por diversas razones, ninguna justificable, cuando no vemos mas allá de nuestro mercado local, cuando pensamos que simplemente la tradición en la empresa, sin la evolución conveniente puede buscarnos una situación de privilegio en el futuro, cuando pretendemos cambiar las cosas haciendo lo mismo… todo ello son causas de fracasos para la empresa y todos estas circunstancias, que si marcan la competitividad real de una empresa, son cosas responsabilidad de la dirección de al empresa.

Todos conocemos grandes directivos/as de este país que efectivamente se ajustan o que cumplen con todo eso necesario para el éxito de sus organizaciones en los términos que hemos comentado, sin embargo, es muy visible el bajo nivel competitivo en sectores empresariales como las pymes en nuestro país, este segmento de empresas anuncia que el valor medio directivo de estas empresas, no nos alcanza para competir. Cuando este sector supone el 90% del empleo en España y su aportación al PIB es la mitad, cuando España es un país de pymes y muy dependiente de estas, que el nivel directivo no alcance grados competitivos relevantes, hace que tengamos pocas esperanzas de aumentar nuestras posibilidades de éxito como país.

Al final la verdadera razón del éxito de las empresas siempre reside en el nivel directivo que presenta, pues este es el que determina no solo como encontrar el éxito, sino algo a veces más importante, como gestionarlo, de ahí que haya empresas que mueran de éxito, ¿la razón? siempre es la misma… los directivos que no supieron gestionarlo.

Por último solo seguir demandando que para mejorar la competitividad de nuestras pymes, que como sabéis me preocupa y ocupa mucho, debemos centrarnos en establecer líneas de actuación para aumentar el nivel directivo de estas empresas, garantizar niveles óptimos para los emprendedores de dirección y gestión en sus actividades, dicho de otra manera, no solo hay que ayudar a que una pyme exporte o a que un emprendedor monte su empresa, hay que asegurarse de que la dirección de esos proyectos saben que supone eso y como hay que gestionarlo. La razón última del éxito está en la dirección, lo demás suele ser consecuencia del trabajo de estos profesionales

@rafacera
FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 63 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *