No es lo mismo, no se debe tomar por lo mismo

Decía uno de los muchos gurús que existen que “la marca personal era eso que decían de ti cuando salías de la habitación”, puede que sea verdad, pero esa etiqueta creo que se mal utiliza en ciertos ámbitos, hemos caído en el error de confundir marca personal con marca profesional, que es algo diferente ya que se proyectan y mencionan en ámbitos diferentes…

Con respecto a lo que os comento en la entradilla, eso de que la marca personal es eso que dicen de ti cuando sales de la habitación, tampoco estoy muy convencido, creo que la marca personal es aquello que realmente piensa de ti la persona que te conoce por los medios que sean, y eso puede ser algo diferente de lo que diga sobre ti y por qué lo diga, pero sobre todo lo más sincero, mucho más que lo que pueden ser las palabras.

De todas formas, me gustaría que nos parásemos un momento a tratar un tema que creo que esta planteando ciertas paradojas y nos siempre con buenos resultados. En el mundo profesional ha adaptado e incluido con rapidez la terminología o la etiqueta de marca personal, así como se ha creado una amplia literatura al respecto, así como se han creado negocios para su desarrollo, para su auditoria y potenciación, negocios como el coaching, training de autoayuda, semanarios, etc., cuando en realidad el ámbito o escenario para esa etiqueta no está ahí o no le corresponde estarlo. El ámbito laboral o profesional requiere del estudio o trabajo sobre la marca profesional de una persona para seleccionar posibles cargos, para estudiar posibles ascensos, para evaluar su desempeño, etc., no la marca personal, de tal forma que encontramos paradojas impresionantes en el trabajo cuando se confunde la marca personal con la marca profesional, y ese es un grave error.

Confundir marca personal con marca profesional es tanto como confundir quién eres como persona con quién eres como profesional y en la mayoría de las ocasiones no coinciden ambas caras de la moneda. Como persona pues tener unos valores, personalidad, presencia, comportamientos, competencias, etc., y como profesional puedes tener lo mismo, eso matizados o muy diferentes. Esto es importante porque tu forma de relacionarte a nivel social, personal, no tiene por qué ser la misma que a nivel profesional, la forma de conseguir objetivos a nivel profesional, muchas personas, a lo peor utilizan herramientas diferentes, valores diferentes, formas de comunicación diferentes o ponen en marcha competencias muy distintas. Lo personal y lo profesional no tiene por que coincidir, tanto es así que todos conocemos muchos ejemplos de Mister Jekill y mister hyde, donde la persona no tiene nada que ver en escenarios diferentes.

A nadie nos extraña conocer a alguien en el marco social y atribuirle una determinada marca personal (eso lo hacemos todos) y cuando conocemos a esa misma persona en su ámbito profesional nada tiene que ver, si esto es así, ¿porque el ámbito laboral y profesional ha hecho gran hincapié en la importancia de gestionar la marca personal y no habla de que realmente lo que se debe gestionar es la marca profesional?

Quién eres como persona supone unos valores, comportamientos, una personalidad, miedos, fobias, filias y todo produce una manera de estar y de ser la sociedad, quien eres como profesional también requiere de valores, premisas, conocimientos, comportamientos, actitudes, al igual que como persona pero aplicados a ámbitos, reglas y objetivos diferentes, con lo que esto provoca que quien eres como persona puede tener o no relación con quiere eres como profesional y en absoluto tiene por qué ser contradictorio, en caso en que no coincidan ambos perfiles.

Si esto es así y lo aceptamos como cierto, cometemos el error de gestionar una marca personal para un ámbito profesional, con lo que desde punto de vista marketiniano esto produce una oferta que puede ser inadecuada, que es quien somos como persona para un mercado, el profesional, que marca reglas diferentes a las requeridas para ser una persona social. Insisto una gran persona no tiene por que ser un gran profesional, ni viceversa. Decía un profesor de Harvard que para ser un gran profesional era imposible si no se era una gran persona, a mí me encantaría que esto fuese una premisa real, pero me parece que no es más que un ejemplo de cómo confundir esto que estamos planteando, marca personal con marca profesional. Una buena persona debe tener unas características definidas de cara a la sociedad, un gran profesional debe tener otras características (puede tener las misma, pero no es obligatorio) para lograr objetivos de forma eficientes, esto no resta en absoluto que no incluya ser buena persona, pero no es condición sine qua non.

Las personas somos muchas cosas en un mismo cuerpo y personas muy diferentes según el contexto y lo que se nos pida en dicho escenario. Está claro que siempre suele haber un hilo de unión entre todas esas diferentes marcas que somos según en el ámbito en que nos desenvolvamos, pero todos nuestros valores, comportamientos, forma de relacionarnos, actitudes, competencias, criterios que se deben de ajustar al ámbito en el que nos movemos para conseguir los objetivos pretendidos y no necesariamente han de ser diferentes formas, ni es una forma de esquizofrenia en la persona, sino que nos adaptamos de forma diferente, con otros recursos, herramientas, competencias o actitudes a escenarios distintos.

Cuando he tenido la oportunidad de tener que seleccionar personal, siempre ha prevalecido en mi ese criterio de valorar la marca profesional de la persona que tenia delante, sobre la persona que era, pues trataba de encontrar el profesional que más y mejor se ajustara  a las responsabilidades que se le iban a dar, por lo que mi obsesión era captar a la persona que mejores respuestas pudiera dar en ese contexto, en ese escenario, en ese cargo, con esos compañeros, con esa autoridad, con ese poder.

Discutir  la importancia de la marca personal y la necesidad de potenciarla, venderla o mejorarla es absurdo, por supuesto que todos debemos proyectar esa marca que tiene un encaje en lo social, en lo comunitario, en el entorno cercano de la persona, pero cuando hablamos del mundo laboral, de lo profesional, la marca que debemos auditar o valorar es esa misma, como es esa persona ante la obtención de objetivos profesionales, como se relaciona con sus compañeros, como trabaja en equipo, como aplica su talento, que valores aplicar a los logros, como realiza el trabajo … por tanto estamos hablando de otra cosa. El reto de la competitividad empresarial u organizativa en general y el de alcanzar grandes metas en este ámbito, está en tener grandes marcas profesionales, que después serán grandes marcas personales o no.

DEP Maradona

 

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

1 Comentario | Leído 55 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “No es lo mismo, no se debe tomar por lo mismo”

  1. Tim johns dice:

    You have a amazing blog and full rich of information. Thanks for share with us.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *