No, para ser un emprendedor de éxito no hay que ser un visionario

Hay muchos mitos y verdades absolutas sobre el emprendimiento que triunfa, y lo cierto es que sinceramente, no creo en la mayoría de ellas. Como por ejemplo que el emprendedor de éxito ha de ser un visionario, pues la verdad creo que …

El visionario en los negocios, lo defino como aquella persona que se anticipa y da respuestas a necesidades que aún no están asentadas en el mercado, pero que en un futuro más o menos cercano se consolidan y son oportunidades a explotar. Esta antelación, es una virtud o puede ser fuente de fracasos, ya que jugar con necesidades futuras que aun no hacen rentable a una organización, pueden provocar muchos problemas. Creo que esa verdad aceptada de que los visionarios suelen ser grandes emprendedores o viceversa, para nada estoy de acuerdo con ello. Está claro que cualquier persona de negocios, con empresa o con pretensión de tenerla, ha de tener una visión a diferentes plazos de tiempos con respecto a este, pero en absoluto un gran visionario tiene por que ser un emprendedor ni al contrario.

En los mercados funciona una ley de vital importancia para el éxito en los negocios y no es otro que el “on time” o el “time market”, es decir, la aceptación de que las respuestas y soluciones de las empresas que introducen en los mercados o se hacen a tiempo, en el momento adecuado para los clientes, o fracasan. Esta ley no casa muy bien con los visionarios, entiéndame, no casa en el sentido de que una gran visión de un potencial negocio y/o una anticipación desmesurada en un momento inoportuno, o se tiene paciencia y recursos para aguantar a que se disparen las necesidades y por ende para que la solución tenga aceptación, o se acabó. Son muchos los casos de grandes visionarios que introdujeron la solución a su visión en el momento inoportuno que supusieron grandes fracasos, incluso que esas mismas respuestas en otro momento, fueron grandes éxito y es que la visión a medio largo plazo se lo pueden permitir pocos emprendedores, solo los perseverantes y con recursos para saciar la paciencia y el desánimo.

Por tanto, ser un visionario es una buena competencia, pero no es indispensable para triunfar como emprendedor. El emprendedor que triunfa sí requiere tener la certeza de que ofrece ahora y a tiempo una solución a una demanda que existe, a un número suficiente de clientes y con una mentalidad empresarial basada en el marketing (valor para el cliente, rentabilidad para la empresa). En el transcurso de la actividad, la visión a mas largo plazo se irá haciendo necesaria, pero entonces ya estamos hablando de empresas consolidadas que se pueden permitir ser visionarias a todos los niveles.

En mi opinión el emprendedor y su gran reto no es otro que convertir una idea de negocio viable en una estructura empresarial para hacerla llegar al cliente y el mercado, a tiempo, generar el deseo por esa solución que ofrece y comprometerse a fidelizar clientes a través de su trabajo y relación con ese cliente, haciendo rentable su empresa.  Fijaros como esta descripción, con la que estarás más o menos de acuerdo, hace referencia a la necesidad de una visión de negocio ahora, la necesidad a medio-largo plazo, se necesitará posteriormente, cuando seamos alguien en el mercado para el cliente.

No me gustaría que quedara la sensación de que mantengo que en el emprendimiento no tiene o hay sitio para visionarios, o que penséis que niego  que se han gestado grandes imperios por parte de grandes visionarios que se anticiparon o crearon el futuro, eso es rotundamente cierto, pero si nos vamos a las estadísticas, son los casos menos frecuentes, sin embargo el emprendimiento de éxito, el que yo llamo de calidad, es aquel que surge, crece, se mantiene y triunfa, y este se ajusta mucho más a la descripción que he compartido con vosotros, eso dicen las estadísticas, por lo que para generalizar y aceptar como cierto una hipótesis, para poder llamar a algo conocimiento, lo tiene que ratificar dichas estadísticas y tener una frecuencia determinada, y este tipo de emprendimiento se ratifica con una mayor frecuencia que el del visionario de gran idea que se anticipa en la evolución del mercado.

No te preocupes si no eres un gran visionario, quizás en este momento de tu vida como emprendedor no te sea completamente necesario, a medida que vayas alcanzado éxito con tu empresa, comprobarás como será cada vez más imprescindible poseer esa función entre tu mapa competencial, y entonces si necesitaras ser un gran visionario.

 

PD Os dejo posts en los que he tratado temas de mucho interés para los emprendedores (en este link), ahí podréis ver un poco la coherencia en mi planteamiento y mi visión sobre este mundo del emprendimiento.

 

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 20 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *