Pymes y sus dificultades para la digitalización

La transformación digital se ve para muchas empresas y emprendedores como un proceso desconocido, complejo e incluso innecesario. El marketing digital como una maraña de términos y acciones que para sus negocios no tienen mucha importancia por su tamaño, por su actividad o simplemente por quienes son sus clientes. Y sin embargo, estoy convencido de que todas las pymes deberían tener una ventana abierta a lo digital

Os lo comentaba hace unos pocos contenidos, la transformación digital fundamentalmente tiene que transformar a la organización. Esto que parece obvio, que parece hasta ridículo comentarlo, no lo es tanto cuando hablamos de empresas o empresarios que conocen bien el negocio pero que desconocen por donde “van los tiros” en esto de la transformación. Esta situación la podemos encontrar en empresas de cualquier dimensión o sector, sin embargo es mucho más frecuente entre la pymes. Son en estas compañías donde cada día reciben un aluvión de información sobre kit digital, donde contactan con ellos empresas y comerciales que le ofrecen magníficos ERP o CRM, que les dicen que por que no crear una página web con una buena landing page para su negocio, donde todo el mundo les habla de cómo la digitalización será “el maná” para su empresa en cuanto a resultados y facturación. Pero suele ocurrir que muchos de estos empresarios/as bien sea por el tamaño de la empresa, por lo local de su ámbito, por desconocimiento, por el tipo de cliente al que se dirige, por entender que es un proceso caro o por muchas otras razones, todo esto le suena un poco a innecesario para su empresa, al menos todavía.

La digitalización, mejor dicho la transformación digital, es principalmente un cambio de cultura, no es la introducción de nuevas herramientas en el día a día de la empresa, es cambiar la forma de pensar de empresa, sus valores, sus principios, sus maneras de interactuar, demasiados cambios cuando se ven innecesario. Siempre he sido partidarios de que los procesos de transformación digital sean una sucesión de pasos implementados en el tiempo de forma adecuada, ni demasiado rápido, ni demasiado lento, por lo que siempre recomiendo a quién me requiere para este proceso, sobre todo en pymes, que en principio hay que tener al menos una venta abierta a la digitalización, explicarles y hacerles ver que sígnica abrir esta nueva ventana, empezar por tener una presencia virtual, una cuenta de correo electrónico a la que acudir, una presencia en redes corporativa, atender adecuadamente estos medios/canales y posteriormente ir superando e incluyendo aspecto digitales en la gestión interna (ERP) y de relaciones con clientes(CRM). ¿Por qué así? Pues porque la empresa, el propio negocio, va viendo las necesidades que esa nueva ventana va advirtiendo y es una manera de crecer en digital menos rupturista, más evolucionista. Sabemos que la pandemia ha ayudado a muchas empresas a entender los beneficios de la digitalización cuando estábamos recluidos o simplemente limitados de movimientos, aunque también es cierto que se ha aprendido como posible solución a esas limitaciones de movimientos mas que como nueva cultura, nueva forma de ver y entender el mercado, como otra cultura a la analógica, que es lo que realmente es y como produce beneficios para la organización.

Todo esto tiene una incidencia en el marketing digital, obvio, sin transformación digital al menos parcial, hacer marketing digital es hacer andar una bicicleta tradicional con gasolina, no sirve de nada. El marketing digital debe ser una respuesta dimensionada a la digitalización y estadio de transformación digital que posea la organización, hacer un gran marketing digital para una empresa nada digitalizada o mal transformada, es una pérdida de tiempo y de recursos, así como puede incidir negativamente en la reputación de marca de esta empresa.

Por tanto, entiendo como necesario abrir ya una venta a la digitalización, esto es importante para todas las pymes, para todos los autónomos, para todas las microempresas de nuestro país, por cierto, que sobra decir que son el 90% de nuestro tejido empresarial. Esa nueva ventana es una buena manera de empezar a relacionarse con el mundo digital, empezar a interactuar de otra manera con los clientes, a entender mejor al cliente actual y a otros a los que quizás esta empresa no optaba antes. El futuro y gran parte del presente es digital, cerrar las ventanas a ese futuro y a ese presente o no abrir una nueva, solo puede suponer “asfixia”, pero también creo que ese proceso de creación de esa ventana y apertura de esta, para interpretar todo lo que por ella entra, requiere para estas pymes no solo ayuda para adquirir e implementar la tecnología necesaria, sino para saberla utilizar e interpretar, pero sobre todo, para acompañar en el tránsito a esta nueva cultura. Probablemente sin esa ayuda global, el ensayo error dejará por el camino a muchas empresas

Este contenido que comparto con vosotros/as quizás sea innecesario para empresas con una determinada cultura empresarial, tamaño o sector, pero entiendo que para una gran parte de nuestro tejido empresarial es absolutamente vital para iniciar una nueva etapa en su funcionamiento.  Empiece por crear una ventana a lo digital.

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 25 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *