¿Qué hacemos con la empresa ante lo que se presenta?

El final de año se avista a nivel económico con grandes dudas sobre los niveles de crecimiento, así como con la certeza de que tenemos en puertas una nueva recesión. No parece que vaya a ser algo muy puntual, sino que tendrá cierto recorrido, por lo que la empresa debe prever este escenario y estar preparada para superar esta tormenta.

Se está configurando un escenario que anuncia que no viene nada bueno para la economía mundial y la española en particular. La maldita invasión rusa y por ende todo lo que esta está suponiendo, encarecimiento de energías, disponibilidad de menos recursos, dificultad para acceder a recursos que son imprescindibles en nuestra economía, se ha disparado la inflación, haciendo menos atractivos productos y servicios desde el punto de vista comercial debido a la disminución del poder adquisitivo del ciudadano. Existen otros factores que ayudan o potencian el impacto de las consecuencias de esta guerra, pero sin duda, es el conflicto bélico el que está abocando a situaciones futuras que como os comento, no auguran nada bueno en el mundo empresarial.

Se prevén malos tiempo para la empresa, que afectará de forma más o menos generalizada y que tendrá dispares impactos (aunque parezca incompresible algunas compañías se verán beneficiada por este entorno conflictivo), pero que casi seguro que todos no veremos afectados. El tiempo de duración de esta depresión económica dependerá de lo que se tarde en restaurar situaciones que ahora solo hacen presagiar malos augurios. Sabiendo esta tesitura nos deberíamos de plantear desde la empresa ¿Cómo se ha de preparar la empresa para este próximo escenario? Pues cada cual buscará soluciones, lo que parece inadecuado es dejar para cuando estemos en la tormenta las mediada de adaptación. Sabemos que habrá un cierto nivel de mortalidad de empresas, sobre todo en el sector pyme, habrá una reestructuración en ciertos sectores como por ejemplo el turístico, que ha vivido un época dorada en cuanto a facturación pero al cual le afectará muy mucho esta tormenta, pues es un sector muy dependiente de otros que se verán perjudicialmente afectados. En fin el panorama no es muy alentador, lo sé y ojalá no se cumpla, pero con los datos que poseemos, con las situaciones que vemos que se están produciendo casi podemos pronosticar que todo parece abocado a que efectivamente vivamos una nueva recesión económica, otra más tras la pandemia, que en algunos sectores aun soportan sus efectos.

Cuáles serían las premisas recomendables para preparar a la empresa para esta previsible tormenta:

  • Optimizar el plan de tesorería, la tesorería en la empresa siempre es la vida, en tiempo de problemas mucho más.
  • Flexibilizar la organización en todos los aspectos (hacerla menos dependiente de todo), flexibilidad en la dimensión de la plantilla, volver a planes de costes variables por encima de estructuras cerradas de costes fijos,
  • Trazar planes de inversión de retornos rápidos,
  • Que la empresa sea creadora de su propia energía de manera individual o con la participación de otras empresas que deseen desvincularse de proveedores con precios desmesurados.
  • Trazar un plan de ahorro energético serio y eficiente
  • Optar por un incremento de la digitalización en la organización a todos los niveles
  • Reajustar estructuras organizativas para que sean más eficaces, más productivas
  • Saber y auditar de forma continua en qué situación en la que se encuentra el cliente de la empresa, su poder adquisitivo que variaciones ha sufrido, cuáles son sus preferencias, nuevas necesidades, capacidad de compra, mostrarse como compañía más accesible en todos los ámbitos al cliente, en definitiva como siempre adaptar la organización a lo que el cliente puede adquirir. No debe sorprender que haya perfiles de clientes que en esta tormenta los perdamos por la competencia o porque ya no son clientes interesantes para nuestra empresa
  • Revisar y auditar nuestro modelo de negocio y reajustarlos a los nuevos requerimientos del entorno, creación de nuevos canales, eliminación de otros, acudir a nuevos perfiles de clientes, nuevas formas de pago, nuevas relaciones con stackeholders, etc.

En conclusión, creo que los empresarios/as y responsables de empresas tienen mucho trabajo por delante para adaptarse a nuevas situaciones que no se antojan fáciles, ojalá insisto, no se produzca ese es escenario negativo que estamos presintiendo, pero todo parece indicar que de una forma u otra se va  a producir y debemos de recordar que después de cada recesión o depresión económica nada es igual que antes, con lo que los ajustes que hagamos para superar la tormenta nos servirá como base para épocas de bonanza económica, con nuevos ajustes eso sí. No hay tormenta que 100 años dure. Me hubiese gustado empezar la nueva temporada con mejores augurios pero…, espero os ayude lo propuesto.

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

1 Comentario | Leído 35 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “¿Qué hacemos con la empresa ante lo que se presenta?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *