Si algo debe tener un alto directivo es…

La dirección siempre ha sido una función que se centra en las personas, si en las personas, el resto depende del trabajo que se haga en este ámbito. Con esta premisa, no es difícil sospechar que la inteligencia emocional juega un rol fundamental en conseguir buenos resultados desde la dirección, pero créeme es mucho mas importante de lo que piensas, mucho más….

Siempre he pensado que el directivo/a responsable de cualquier organización vale tanto como la gestión que haga con las personas que tiene en ella. Nunca es sido partidario de ascender o seleccionar como CEO a perfiles muy técnicos, nunca me ha convencido darle la máxima responsabilidad sobre una empresa a alguien que sabe hacer o es muy competente en una determinada función y se le premia (o castiga) con el cargo por esta razón… no es ese el escenario que se va a encontrar en su puesto de trabajo.

Sin embargo, es habitual ver en las organizaciones en general que este suele ser criterio habitual para elegir al CEO, pero incluso cuando acuden a empresas de selección o headhunter los criterios que se exigen para el futuro candidato es que tenga especial destreza en las disfunciones que posea la empresa.  Es por ello que un perfil técnico en principio no es el más deseable pues a medida que vamos subiendo en responsabilidad en la jerarquía de la empresa vemos como se tiene una menor vinculación con esta función, la técnica, de igual manera que perfiles muy marcados por una especialización excesiva no suelen ser buenas soluciones para contar con el mejor CEO.

Por tanto, por lo que os comento me gustan los perfiles generalistas que saben cómo afecta todo lo que se decida, pero que no tienen que ser especialistas prácticamente en nada salvo en dos cuestiones que me parecen fundamentales para el éxito de cualquier Ceo y que así lo ha demostrado la experiencia:

          Crear equipos eficientes

          Manejar las herramientas suficientes para conseguir esta eficiencia con el equipo

Son dos aspectos que me parecen fundamentales para tener alguna oportunidad de seleccionar adecuadamente. De crear equipos eficientes hablaremos otro día, pues me parece un tema estratégico, en cuanto a herramientas para lograr esa eficiencia, me gustaría destacar la inteligencia emocional como una de las fundamentales en este reto.

Seguro que habéis leído, escrito y aplicado mucho sobre inteligencia emocional, pero me gustaría destacar que si existe una herramienta que está a disposición de la dirección con peso esa es la inteligencia emocional., Hemos comentado anteriormente que entiendo la dirección como todo lo referente a conducir, liderar, relacionarse con personas. Si a eso le unimos que además la dirección tiene objetivos que se solo se consiguen a través de estas personas, si la relación que se establece entre directivo/a y colaboradores no es óptima es difícil conseguir resultados adecuados.

La inteligencia emocional es una herramienta que permite establecer vínculos de mayor o menor calidad con los colaboradores, esto no quiere decir que el objetivo sea hacerse amigo del colaborador, convertirse en su padre/madre… se trata de ser capaces de conseguir lo mejor del colaborador/a, así como ejercer un liderazgo en el equipo de calidad, una veces con más sintonía con el colaborador otras con menos, pero en el ámbito profesional que todo funcione de forma orientada a conseguir los objetivos.

Como os podéis imaginar alcanzar esto que os comento es complicado si no se gestionan de forma adecuada las emociones, así como muchas otras facetas, pero las emociones o mejor dicho como se manejen estas, siempre tiene un impacto en los resultados y siempre dejan un rastro en las personas en su memoria. Es por ello que si quien pretende liderar al equipo no gestiona de forma adecuado no solo sus emociones, sino la respuesta a al de los demás, se puede tener mucho carisma, se puede ser un especialista en un determinado tema y saber más que nadie, se puede comunicar muy bien… pero no se alcanzarán los mejores resultados, porque las personas somos fundamentalmente emociones y esto es lo que nos mueve o nos para.

Insisto en que hay muchas otras herramientas muy importantes para lograr esa eficiencia y en este mismo blog hemos hablado de ellas, sin embargo, el directivo/a que no tenga el nivel de inteligencia emocional adecuado para su equipo, no tiene ninguna opción de conseguir el éxito que pretende, no al menos un éxito sostenible y eficiente. El CEO sin el nivel necesario de inteligencia emocional no puede aspirar a más que mandar, hasta que quieran sus colaboradores

@rafacera

FanPage Facebook (dale a me gusta, si te gusta claro)

Sin comentarios | Leído 90 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *