Uso y abuso de lo necesario | Rafael Cera

Uso y abuso de lo necesario

El mundo del management en general y del marketing en particular siempre han sido ámbitos muy propensos a las etiquetas, nomenclaturas y anglicismos. ¿son necesarias para mostrar nuestro nivel de conocimiento y de dominio de estas disciplinas?

SEO, SEM, permission marketing, target, ROI, coeficiente de encuadramiento, Ad Server, Agency Trading Desk, B2B, remarketing  etc… son unos mínimos ejemplos de etiquetas, nomenclaturas o anglicismos que se utiliza de forma habitual en los ámbitos del management o del marketing.

Estos son términos que nos encantan utilziar a los consultores y especialistas en el tema por varias razones, entre ellas, parece que nos concede otro estatus, o bien parece que vende o potencia nuestra imagen de conocimiento sobre el tema. Ojo!, no creo que esas etiquetas o terminología no sean de interés, por supuesto que lo son, lo que entiendo que no lo es tanto es el abuso que de ellas se hace, sobre todo con clientes y otros colectivos que no tienen por qué tener el mismo nivel de conocimiento del significado de esas etiquetas.

Creo que este abuso, que en ocasiones, me vais a permitir una autocrítica, creo que tiene mucho de esnobismo y poco de conocimiento, pudiendo llegar a pensar un potencial cliente algo parecido a esto: “igual sabe mucho, pero comunica poco, pues no me deja claro que es exactamente lo que quiere hacer con mi empresa o que necesito”. Ese abuso en ocasiones, aunque no lo creas, ahuyenta cliente, aburre a alumnos, despista a asistentes en un foro…

Está claro que el etiquetaje y la terminología de las disciplinas, entre otras cosas, nos deben ayudar a explicar con claridad o a llamar a las cosas por su nombre, así como para simplificar o empaquetar conceptos más o menos complejos. Es decir, esa terminología nos tiene que ayudar a comunicarnos mejor y creo que en muchas ocasiones no está ocurriendo eso, más bien todo lo contrario. Leo artículos, veo videos, escucho postcasts que se suponen de expertos, que lo único que hacen es intentar relacionar una etiqueta tras otra, no consiguiendo mantener ninguna clara hipótesis, explicación u opinión sobre lo que trata. Ese es un claro ejemplo de como el abuso de lo que os comento, hace que no nos ayude a la comunicación, al transmitir lo que pretendemos hacer llegar al receptor…

No seré yo el que defienda que no hay que etiquetar, y que en management o en el marketing no se deben utilizar, por supuesto que no es esa mi posición, pero siempre cuando tengo una reunión con clientes o comparto una sesión con alumnos o asistentes a un evento, siempre me fijo en el nivel de estos e intento ajustar y manejar esas etiquetas para que ayuden y no para que despisten, para que aporten y no aparten. Las uso, por supuesto, pero siempre con la máxima de no abusar de ellas, pues de caer en esa “tentación”, el resultados suele ser contrario al que persigo.

Ya dijo un gran sabio que sabiduría es poder explicar cualquier cosa a cualquier persona, sino eres capaz de eso, las etiquetas, las nomenclaturas, los anglicismos pueden que los utilices para encubrir tu desconocimiento en realidad, y eso se nota. He tenido la oportunidad de compartir tertulias, charlas o foros con muchos y variados profesionales, unos más que otros, donde abusaban de anglicismos, de cada tres palabras dos eran en inglés y después descubrir que no hablaban inglés, o como otros utilizaban multitud de terminología que la mayoría era inventada, mal utilizada o incorrecta y creían que estaban mostrando “sabiduría y dominio del tema”, pero no era así… he visto tantas cosas y no todas buenas

Tiene multitud de forma de demostrar tu conocimiento, pero no creas ni por un momento que el abuso de terminología, etiquetas o anglicismos, aunque la domines claramente, te ayudaran en esa misión.

@rafacera

Sin comentarios | Leído 49 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*